Sabemos lo que somos, pero aún no sabemos lo que podemos llegar a ser…

Sabemos lo que somos, pero aún no sabemos lo que podemos llegar a ser… (Shakespeare)

Soy Jorge Lozano, nacido en la Comuna de Conchalí, donde viví hasta mis 2 años, cuando nos trasladamos a Renca con toda mi familia, debido a un incendio que destruyó nuestra casa para un año nuevo. Simplemente tuvimos mala suerte!. Una chispa de los fuegos artificiales prendió la rama de un árbol que cayó sobre nuestra casa…nada que hacer!, sólo sobreponerse y salir adelante.

Nuevamente, cuando tenía aproximadamente 10 años de edad, nos vimos enfrentados a otra de las tantas realidades que afectan a tantas familias hasta el día de hoy…. la delincuencia. Una noche, mientras dormíamos, entraron a nuestro hogar y nos dejaron otra vez con lo puesto. Según teorías de la PDI, nos sedaron con un spray…para el caso, nosotros volvíamos forzosamente a empezar de cero. Así, como muchas familias chilenas, nos ha tocado enfrentarnos a una serie de acontecimientos de las cuales uno simplemente no sabe como defenderse.

La realidad de nuestra clase económica es tan vulnerable y tan incierta, que un día puedes estar viviendo el día a día, y al siguiente momento, todo lo tejido y que hemos construido con nuestros esfuerzos durante toda la vida, se vea completamente destruido o poco valorizado. Como sucedió con tantas familias en el terremoto del 2010, como pasa con tantos adultos mayores olvidados, tantas personas con necesidades especiales u enfermedades que llevan años esperando por tratamientos por no poder costearlos. Yo realmente me pregunto, ¿cómo enfrentarlo? ¿cómo hizo mi familia tantas veces para sobreponerse una y otra y otra vez así como me imagino que tantos de los que están leyendo lo hacen a diario? ¿Cómo es que lo ha hecho Renca todos estos años? Tengo el convencimiento que es esa fuerza interna, esa garra, ese compañerismo, lo que nos hace salir adelante. Eso es lo que a mi me mueve día a día. Saber que mis problemas no son nada, comparado con lo que muchos deben estar pasando, y si ellos se están levantando, ¡¿cómo no estar ahí también?! Admiro a mi valiente Comuna, admiro a mi valiente País. A pesar de no haber nacido específicamente en Renca, la verdad es que toda mi vida me crié aquí y la he visto crecer y fortalecerse, mantener su sello…Soy renquino, orgulloso y comprometido. ¿Y tú?