Óscar Pinto y su pasión por el básquetbol: “puse a Renca en lo más alto”

Pasión por el balón anaranjado, eso es lo que siente Óscar Pinto, célebre vecino de la comuna, por el basquetbol. Acá nos cuenta cómo fue formar y promover este deporte en tierras renquinas.

Con 76 años, Óscar Pinto ha vivido 40 en Renca y 20 de esos los dedicó al básquetbol. Fundó la primera asociación de básquetbol comunal a través de gestiones con particulares y empresas, “a puro esfuerzo”, dice él. Doce años, aproximadamente, funcionó esa colectividad hasta que comenzó a tener problemas con la administración local.

Pero eso ya es historia, Óscar dice que en algún momento se quedó solo en la organización y eso lo hizo alejarse de las canchas, pero que espera que la historia del basquetbol en Renca vuelva a resurgir con fuerza. Como vecino, ha participado activamente en la vida comunitaria, desde dirigente vecinal hasta líder deportivo, siendo esto último una de sus grandes pasiones.

“Cuando llegué a Renca tomé mi auto, empecé a conocer la comuna y llegué al estadio. Estaban jugando unos niños y les faltaba un jugador. Yo debo haber tenido unos 40 años. Me preguntaron si sabía jugar, les dije que sí. Querían fundar la asociación de básquetbol de Renca. Jugué. Yo había sido seleccionado de Puerto Montt en mini básquetbol (equipo campeón e invicto del primer campeonato de la disciplina en Chile), a pesar de la estatura, usted sabe que Rufino Bernedo, el mejor jugador de Chile era de Temuco, y tenía mi estatura. Comenzamos a jugar, y así fundamos la asociación”, indica Óscar.

Fomentar el deporte comunal no es tarea fácil y bien lo sabe este renquino. Con todo, señala que la comuna estuvo en lo más alto de la esfera nacional durante los años 90’. “Fue la primera comuna pobre que tuvo tableros electrónicos”, comenta, y hay más: “Dos de nuestros jugadores se fueron a Colo Colo, con becas universitarias. Pamela Gutiérrez, seleccionada chilena, salió de Renca. Ésta fue la primera comuna en tener norteamericanos jugando en los equipos comunales; teníamos a toda la DIMAYOR (División Mayor del Básquetbol de Chile) jugando en Renca”, sentencia.

Otro de sus logros fue traer a Arturo Giolito, desde Audax Italiano a Renca. Quizá muchos no sepan, pero el famoso cantante de cumbias fue también un gran basquetbolista. Me alegra haberle hecho un homenaje”, nos cuenta Óscar, emocionado.

Sueños para Renca

“El orgullo más grande que tengo es que ayudé a formar a los niños, conseguí colegios, universidades. Eso queda”, cuenta. Óscar Pinto lleva el basquetbol en la sangre y por eso sueña que se vuelva a reactivar este deporte en la comuna. “Nosotros ganábamos todos los campeonatos. Nos invitaban porque les faltaba un equipo, pero después quedaban impresionados, les ganábamos a todos. Así de alto fue el nivel al que pusimos a Renca”, sentencia.