Renca aplicará prestigioso modelo islandés de prevención de consumo de drogas

Los últimos resultados del estudio de SENDA, indican un alarmante aumento del consumo de marihuana entre los jóvenes chilenos de 19 a 25 años. Ante esta preocupante situación, es prioritario tomar medidas concretas y eficientes para disminuir esos índices y prevenir el consumo de drogas en nuestros jóvenes y en toda la población en general.

En su constante afán por proteger la salud de los niños, niñas y adolescentes de nuestro país, las Sociedades Científicas SOCHIPE (Sociedad Chilena de Pediatría), SOPNIA (Sociedad de Psiquiatría y Neurología de la Infancia y Adolescencia) y SONEPSYN (Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía), en agosto del año pasado, organizaron un exitoso seminario al cual invitaron a expertos y autoridades de Islandia, a exponer su experiencia y dar a conocer los eficientes resultados el modelo islandés de prevención de consumo de drogas.

Luego de este seminario, y de conocer el prestigioso modelo islandés,comenzó un trabajo entre la Unidad de Adicciones de la Clínica Psiquiátrica Universitaria del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, con algunas comunas interesadas en implementar el modelo, en conjunto con el Instituto islandés de análisis y estudio social (ICSRA por sus siglas en inglés). Luego de varios de meses de trabajo, ya están en condiciones de formalizar un compromiso para implementar el modelo durante los próximos 5 años.

Por lo anterior, las Municipalidades deRenca, Colina, Melipilla y Las Condes, firmaron un convenio que las convierte en las primeras comunas en Chile y en América en aplicar el modelo islandés.

¿Qué es el modelo islandés de prevención de consumo de drogas?

En Islandia lograron reducir drásticamente el consumo de drogas licitas e ilícitas en menores, gracias a un fructífero trabajo conjunto entre la comunidad, las autoridades y la academia. Los principales elementos del modelo islandés de prevención del consumo de drogas, incluyen el uso de una intervención basada en la Integración Social, involucrando activamente a la comunidad. A ello se suman la aplicación deevidencia empírica e investigación social sistemática como base para orientar las políticas públicas a nivel local;y la colaboración y trabajo en equipoentre los científicos; las autoridades responsables de la formulación de políticas; los padres; los profesionales de la salud pública y las organizaciones juveniles comunitarias.

Fue así como el modelo islandés de prevención del consumo de drogas se transformó en un programa altamente exitoso, cuyos resultados se han mantenido en el tiempo, con sólida evidencia científica que muestra su efectividad. Por esta razón, el modelo islandés ha sido replicado en más de 30 ciudades de 18 países del mundo.

“Hace un año las sociedades científicas lideradas por la Sochipe tuvimos un sueño: bajar el consumo de drogas en niños, niñas y adolescentes. Invitamos a los expertos europeos a mostrarnos la evidencia de sus exitosos resultados, convencimos a ungrupo amplio de nuestra sociedad, y hoy es un sueño hecho realidad. Firmamos un contrato con cuatro municipalidades para establecer un método que nos permita medir, monitorizar y mejorar este problema, que ha sido tan difícil en nuestro país”, expresó el presidente de la Sochipe, Dr. Humberto Soriano, representando además a las sociedades científicas.

En Islandia este programa se inició en 1998 con el nombre “Youth in Iceland” (Programa Juventud por Islandia). En ese entonces, en la población de 15 y 16 años, los indicadores eran: alcohol 42%, tabaco 23% y marihuana 23%. El año 2016, luego de la aplicación del modelo –que hoy se firmó en Chile- los resultados mejoraron drásticamente: alcohol 5%, tabaco 3% y marihuana 5%.

Aplicación del modelo en Chile

Las Municipalidades de Colina, Renca, Melipilla y Las Condes,serán asesoradas directamente por el Instituto islandés ICSRA -creadores del modelo- y por la Clínica Psiquiátrica Universitaria de la Universidad de Chile, que cumplirá el rol coordinador técnico del proceso de adaptación e implementación del modelo. Por su parte, las Sociedades CientíficasSochipe, Sopnia, Sonepsyn, Ached (Asociación Chilena para el Estudio del Dolor y Cuidados Paliativos) y APCh (Asociación Psicoanalítica Chilena), serán “socios estratégicos” en este proceso que apunta a cuidar la salud de los niños y adolescentes de las comunas donde se implementará.

Respecto a la aplicación del modelo y quiénes se verán beneficiados, el Jefe de la Unidad de Adicciones de la Clínica Psiquiátrica de la Universidad de Chile, Dr. Carlos Ibañez, informó que “El modelo se aplicará en estrecha colaboración con las Municipalidades de Colina, Melipilla Renca y Las Condes, tanto en la fase diagnóstica como en la complementación de las medidas acordadas por la comunidad para reforzar factores protectores y reducir factores de riesgo para los jóvenes de cada una de esas comunas. Se verá beneficiada toda la población de las comunas donde se implemente el modelo”.

La aplicación de este modelo en Chile implica la responsabilidad de guiar la adaptación e implementación de un modelo preventivo para el consumo de drogas, que es referente a nivel mundial y nuestro país será pionero en América. Esto significa un decidido aporte desde la academia, para un complejo problema para el cual se requieren con urgencia nuevas formas de afrontarlo.

“Nosotros desde hace tiempo estamos mirando el éxito del modelo islandés. La verdad es que es increíble la caída en el consumo de alcohol y drogas y en general de las adicciones que ellos han logrado entre los jóvenes. Este modelo se ha implantado con mucho éxito en varios países del mundo y ahora nosotros debemos adaptarlo a nuestra realidad chilena. Hoy el problema más importante para las familias chilenas es que sus hijos no caigan en la droga, me lo cuentan todos los días, por lo que bajar el consumo de alcohol y drogas para nosotros es prioridad y esperamos que este programa sea un éxito”, enfatizó el Alcalde de la comuna de Las Condes, Joaquín Lavín.

El consumo de alcohol y drogas en Chile, sin duda se trata de un problema país, que involucra a la salud pública, y que requiere de una mirada multisectorial para lograr resultados, donde se deben involucrar activamente la familia, el colegio, el grupo social, las autoridades comunales, y desde luego, el Estado.

La aplicación de este modelo en las comunas mencionadas, se realizará con la guía y colaboración del Instituto de Análisis e Investigación Social de Islandia, creadores del modelo.Chile es el primer país en América en sumarse, y ya existen solicitudes de países vecinos para incorporarse al proyecto.

Fuente: Sociedad Chilena de Pediatría